Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrar videos, publicar en redes sociales, obtener estadísticas y ofrecerle publicidad personalizada. Al navegar o utilizar InSpain.org, entenderemos que acepta nuestra política de cookies.
Inicio / Provincias de España / Zaragoza / Zaragoza /

Qué ver en Zaragoza

La Basílica del Pilar es uno de los santuarios marianos más importante del mundo católico y centro artístico de primer orden que reúne obras de gran valor y de diferentes épocas.
Fundada en 1564 por don Hernando de Aragón, hermano de Fernando II de Aragón el Católico. Tiene planta de cruz latina, de nave única, dividida en tres tramos, con una pequeña ampliación a modo de crucero abiselado, y una longitud total de 43,60 metro...
Constituye uno de los rincones más emblemáticos de la ciudad. Su origen se sitúa en el s. XIII, cuando se planteó llevar a cabo una construcción que comunicase la catedral con la nueva casa del deán.

Hoteles

La primera catedral cristiana de Zaragoza, construida bajo la advocación de San Salvador, se levanta sobre el mismo espacio que antes había ocupado el templo romano del foro, la iglesia visigoda y la mezquita mayor musulmana.
Destruida en 1808 debido al Sitio de Zaragoza. Fue erigido sobre la antigua necrópolis cristiano-romana que albergaba los restos de Santa Engracia y otros dieciocho mártires de los siglos III y IV.
Edificio destinado a los negocios de los mercaderes, evitando que sus tratos y negocios se realizasen en la Seo y en otras iglesias de la ciudad.
Está situado en la misma ubicación que ocupaba el viejo mercado que había abastecido a la ciudad desde el S XIII.
Levantado en conmemoración de los Sitios e instalado en un edificio de estilo renacentista que se construyó en 1908, con motivo de la exposición Hispano-Francesa que se celebró en ese año.
Construido como residencia de recreo de los reyes taifas (los Banu Hud) en el siglo XI, bajo mandato del rey al-Muqtadir. Conserva parte de su primitivo recinto fortificado.
Es el parque más grande de la ciudad y el pulmón verde de la misma.
Arquitectónicamente se trata de una sencilla puerta de piedra, a modo de arco de triunfo romano, con influencias de los modelos neoclásicos madrileños aunque su peculiaridad es de presentar los vanos adintelados incluyendo el central.