Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle nuestros servicios, mostrar vídeos, obtener estadísticas y ofrecerle publicidad personalizada. Puede aceptar todas las cookies pulsando "Aceptar". También puede rechazar todas o algunas de ellas pulsando configurar cookies. Más información en nuestra política de cookies.

Configurar cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle nuestros servicios, mostrar vídeos, obtener estadísticas y ofrecerle publicidad personalizada.

Cookies técnicas
Son aquellas que permiten la navegación a través de la página web y la utilización de las opciones y servicios que se ofrecen. Le permiten mantener su sesión. InSpain.org utiliza cookies técnicas propias y de terceros. Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar.
Cookies de análisis
Son aquellas que permiten el seguimiento y análisis del comportamiento de los visitantes del sitio web. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza para la medición de la actividad del sitio web, así como la elaboración de estadísticas y perfiles con el fin de mejorar el sitio web. InSpain.org utiliza cookies de análisis de terceros.
Cookies de publicidad comportamental
Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a partir de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo. InSpain.org utiliza cookies de publicidad comportamental propias y de terceros.

Más información en nuestra política de cookies.

Inicio / Provincias de España / Murcia /

Murcia

A las orillas del río Segura se sitúa la ciudad de Murcia. Capital de la provincia y comunidad autónoma homónimas, se encuentra justo en el centro de la comarca de la Huerta.

 

Pese a conocerse vestigios de tiempos anteriores, como la villa romana de Murtia, el origen de la ciudad de Murcia suele situarse en época andalusí. Supuestamente fue el emir Abderramán II quien mandó fundarla con el objetivo de mantener un mejor control de la zona desde Córdoba. Desde su fundación, en la ciudad y su entorno se aprovecharon de una forma increíble los recursos hídricos, lo cual transformó el paisaje. Las acequias, pozos, canalizaciones y diferentes usos del río Segura cada vez eran mayores. Así, en el siglo X, la ciudad se convirtió en la capital de la Cora de Tudmir, una subdivisión política del emirato de Córdoba.

 

Tras la victoria cristiana en la batalla de las Navas de Tolosa, en 1212, la taifa de Murcia quedó desprotegida ante el avance castellano. En un primer momento, el infante Alfonso de Castilla (futuro Alfonso X) acordó con Ibn Hud al-Dawla el vasallaje de la ciudad en 1243. Finalmente, las rebeliones de la población murciana frente a la Corona castellana hicieron que Alfonso X pidiese ayuda a Jaime I de Aragón, que conquistó todo el territorio. Comenzaron entonces unos siglos de disputas por el territorio entre Castilla y Aragón, que se acabaron saldando con la unió de las coronas bajo el matrimonio de los Reyes Católicos. De hecho, Murcia fue un punto vital desde el que se dirigió la invasión de Granada. A partir del siglo XVIII Murcia vivió un momento de expansión económica. Esto se debió fundamentalmente al crecimiento del sector agrícola y de los productos típicos de la Huerta.

 

Como podemos observar, Murcia fue una ciudad de gran relevancia durante la Edad Media. Producto de ello han llegado a la actualidad diversidad de monumentos de esta época. Por ejemplo, la Catedral de Santa María, que comenzó a edificarse en el siglo XIV. En ella pueden apreciarse tres estilos diferentes: gótico, renacentista y barroco.

 

Por otro lado, cabe destacar otros rincones patrimoniales de gran valor. Por ejemplo, la Iglesia Padre Jesús y Museo Salzillo, el Monasterio de Santa Clara la Real o la Capilla de los Vélez. 

 

Murcia goza también de una serie de espacios naturales bastante populares. Por ejemplo, toda la vega del río Segura o el parque regional de El Valle y Carrascoy.

 

Todo esto se complementa con una oferta gastronómica y de ocio diversa. Desde festivales de música a diferentes espacios museísticos, con bares y restaurantes en los que disfrutar de productos típicos de la huerta murciana.

Qué ver

La calle del Arenal, resguardo de blasones y palomas, nos lleva a la Plaza de Belluga, solar del monumento más preclaro: la Catedral.
La iglesia de Jesús de planta elíptica. Es el lugar más visitado por los que vienen a la ciudad, y es que el museo muestra la obra más preciada de Francisco Salzillo, desde el popular belén a los grupos escultóricos que desfilan la mañana del Viernes...

Hoteles